Miguel Calero Caraballo, Pinar del Río

Aquí la situación es terrible, prácticamente sobrevivimos a pan y agua, pero confiamos en Dios.

Zurück
crossmenuchevron-down Scroll Up